UNA VIDA TRASCENDENTE

Un artículo para pensar la "Vejez que deseamos tener"

 

A diferencia de la creencia que para muchos es popular, en la antigüedad llegar a “viejo”, es decir, convertirse en un “ANCIANO o ANCIANA” era todo un desafío, y en muchas culturas la razón para gozar de un estatus y honra superior dentro de las comunidades y familias.  Quiero referirme en este artículo a algunos cuestionamientos que nacen desde la ingenuidad de mi alma con relación a lo que hoy ésta sociedad que amamos está dejando de ser. 

 

Digo que convertirse en un ANCIANO era un desafío, porque en las sociedades primitivas y en el origen de lo que hoy conocemos como civilización, todos los seres humanos se hallaban en constante peligro. Las bestias y animales salvajes, las enfermedades y peligros del ambiente; incluso la violencia propia de las comunidades, eran las principales causas de muerte en nuestros primitivos comienzos.  Este asunto llegó a ser el motivo por el cual, quien lograra llegar a viejo, en algunas culturas, se convertiría en la fuente de consejo, conocimiento, justicia, representación divina, e incluso magia. Quien logrará llegar a viejo era entonces aquel Ser que alcanzó la condición de TRASCENDENTE.

 

No pretendo entrar en cuestiones filosóficas, pero, para efectos de llegar a la sustancia de mis reflexiones, me gustaría proponer estos dos conceptos extraídos de algunas lecturas provechosas:

 

* “Para los trascendentalistas, el alma de cada individuo es idéntica al alma del mundo y contiene lo que el mundo contiene”

 

En palabras de Ralph Waldo Emerson, un trascendentalista estaría en procura de establecer «una relación original con el universo».

 

Seguramente, como yo, conoces algunas historias sobre la sabiduría del anciano, su poder, su autoridad, y las grandes travesías que muchos emprendían para lograr sus dádivas.  Esta sabiduría del Anciano es la que hoy nos cuesta encontrar, porque, en mi opinión, los hombres viejos de hoy se perdieron en el camino hacia la ancianidad, hacia la vida trascendente.

 

Si estás ya en la edad en la que “viejo” o “vieja” es una palabra común para ti, pregúntate ahora: ¿en qué clase de “viejo” o “vieja” me he convertido? ¿Soy la clase de persona a la que muchos acudirían por concejo y sabiduría? La magia del anciano de antaño, capaz de congregar a la familia y a multitudes, ¿se encuentra presente en mí?  Considero que estas cuestiones nos vendrían bien a jóvenes, adultos y ancianos.

 

Me dispongo entonces a ofrecer, con profundo aprecio por lo Sagrado y Divino, algunos principios que desde mi perspectiva podrían ponernos nuevamente sobre el camino hacia la vida trascendente, la vida del Ser que a través de su experiencia logró llegar más allá, logró ver más allá; el Ser Humano cuyos afectos y sabiduría permanecerá en esta tierra aunque él ya no esté.

 

 

¡UNA VIDA CON PROPÓSITO ES UNA VIDA FELIZ!

 

 

 

MI ABUELO MURIÓ DE HAMBRE, prácticamente en la indigencia. Y pese a los extenuantes esfuerzos de su hija, mi madre, y de quienes le amamos; no conseguimos ofrecerle un solo día más de vida.  La pérdida de mi abuelo causó un impacto poderoso en mi manera de concebir mi camino hacia la ancianidad.

 

Luego de ser un hombre próspero, en lo que a asuntos materiales se refiere, algunas decisiones del pasado y diferentes circunstancias de la vida le condujeron a un agónico final.  En sus últimos días, expresó las que hoy recuerdo como sus últimas palabras para mí: “Vea mijito, en lo que viene a quedar uno”.  Me obligo a no juzgar y mi deseo es honrar la memoria de quién con dolorosa experiencia me ofreció una de las lecciones más importantes de mi vida. En algún momento de mi reflexión concluí: “abuelo perdió su visión, en algún lugar y en algún momento su existencia perdió su propósito”. Claro que esto no es otra cosa que una interpretación mía, más a través de ella te invitaré a ampliar tu visión: leamos a algunos autores:

 

En una entrevista RICHARD BANDLER, Cocreador de la Programación Neurolingüística expresó con relación a la felicidad:

 

** “La mayoría de las personas buscan la felicidad como si fueran a llegar ahí… como si fueran a entrar allí y quedarse flotando por allí por el resto de sus vida.  Cuando la felicidad es un adverbio.  Uno con felicidad va a la tienda, uno con felicidad discute con su esposa, uno con felicidad ve el progreso de sus hijos por la vida…”

“los procedimientos que tienes que hacer para convertirte en una persona más feliz se resumen en simples cosas para las que debes tener un propósito que es alcanzable…”

“la mayoría de las personas se emocionan y luego quedan sin energía.  Las personas felices parecen tener un mayor sentido de satisfacción a medida que se van acercando más y más a una meta…” 

 

“Nuestra neurología está diseñada para aumentar la velocidad y precisión; cuanto más cerca estás del objetivo… se liberan endorfinas, y las personas están más felices.”

 

“Si eres feliz vives más, sanas más rápido, mejoras tus relaciones”…

 

“Hay una relación entre longevidad y la habilidad de ser feliz”…

 

La premio Nobel de medicina (1986) Rita Levi Montalcini, estudió por más de 50 años el funcionamiento del cerebro humano, esta visionaria e incansable científica, a sus 99 años expresó en entrevista:

 

*** -¿No se jubila? (pregunta su entrevistador)

- “¡Jamás! ¡La jubilación está destruyendo cerebros! Mucha gente se jubila, y se abandona… Y eso mata su cerebro. Y enferma.  (Responde Levi).

“mi cerebro pronto tendrá un siglo… pero no conoce la senilidad.  El cuerpo se me arruga, es inevitable, ¡pero no el cerebro!”

“Mantén tu cerebro ilusionado, activo, hazlo funcionar, y nunca se degenerará”.

 

Con las palabras de la Doctora Levi viene a mi mente una lectura que describe brevemente una antigua costumbre esquimal, y que va en completo contrasentido, pero es la realidad que viven muchas personas mayores en el mundo de hoy:

 

**** “Entre los esquimales, los viejos preferían morir y no ser carga para su grupo, eligiendo voluntariamente la muerte. La costumbre era dejarlos abandonados entre la nieve, para morir de frío o devorados por fieras”.

 

Empleo estas referencias procurando despertar un estado mayor de conciencia, porque conozco a muchos que, en ausencia de un propósito, a sus tempranos 50´s o menos eligen jubilarse de esta vida, llevando a la fría nieve de su abandono expresiones como: ¿Para qué?, ¡Soy un inútil! o, ¡Eso ya no es para mí!. Los grandes logros de esta humanidad; la felicidad que viene por tradición, que perdura en el hombre y la mujer mayor; la más grande labor del Ser se alcanza en sus últimos años.  Y si ésta fuera la última semana de tu vida… ¿Qué estaría pendiente de hacer?, ¿Qué será lo de mayor valor para ti? 

 

Como para crear debes creer, te invito a elevar tu visión y procurar un nuevo propósito… cree que:

 

  • ¡Eres un ser completo como eres, capaz y útil!

  • ¡Eres todo lo que necesitas para alcanzar un propósito elevado y ser feliz!

  • ¡Este es el día en el que eliges llevar tu vida a la altura de tus más nobles propósitos!

 

En ausencia de un propósito elevado, el ser humano se vuelve mezquino y egoísta. Por el contrario, cuando el ser humano se aferra a sus propósitos más nobles, surge en él la habilidad de Trascender. Una existencia con propósito es sin duda, una existencia feliz.

 

 

DESPIERTA AL NIÑO INTERIOR, ¡RETORNA A TU ESENCIA!.

 

 

 

Antes de iniciar tu viaje hacia la vida trascendente, en procura de tus más nobles propósitos, debes ir al pasado y despertar al niño en tu interior.  Recuerdas a Jesús de Nazareth y a Nicodemo, este asunto de [v]“Nacer de Nuevo” es una verdad Universal.  Son muchas las líneas de pensamiento filosófico, religioso y espiritual que conducen hoy a esta gran verdad, Los seres humanos llegamos a esta experiencia de vida dotados de un potencial que no comprendemos y que es real, sin embargo, la maravillosa herramienta que es nuestro cerebro y su habilidad para interpretar y concluir nos puede jugar malas pasadas. 

 

A lo largo de nuestra experiencia de vida surgen eventos que en ausencia de madurez espiritual y psicológica interpretamos como dolorosos y que, para no sentir más dolor, procuramos ocultar bajo gruesas capas de interpretaciones y promesas consientes e inconscientes, que luego gobiernan nuestra vida.  Estas promesas inconscientes recorren nuestra mente y se escuchan como esa voz que reza “ya lo hiciste una vez y fracasaste”, “para no sentir reproche debes permanecer callado”, “amar duele, ya amaste una vez y sabes cuánto dolió”, etc… permanentemente acumulamos una y otra nueva capa de grueso ego (es como algunas corrientes definen esto) con la esperanza de asegurarnos una mejor vida, pero la realidad es otra.  La verdad es que cada interpretación limitante, cada conclusión equivocada, nos aleja de nuestro verdadero potencial.

 

Para no ir más allá, acepta que el niño que una vez fuiste descansa inmóvil en el lugar donde le dejaste y tiene con él algunas habilidades, capacidades, formas de pensar y de concebir el mundo que hoy te vendrían muy bien. Piensa en la manera como este niño enriquecería tu experiencia de vida hoy, piensa en su capacidad de amar, en su generosidad, en su curiosidad e inventiva; piensa en la capacidad de perdón de este niño y en el alivio que tendrías si haces uso de ella. Este niño necesita ser hallado, sanado, contentado y debe ser traído a disfrutar tu experiencia presente.

 

Un ejercicio que todos podemos hacer en diferentes etapas de nuestra vida es tomar una fotografía de nuestra niñez, que evoque un recuerdo feliz, y preguntarle al niño que está ahí, ¿Cómo experimentarías este evento, este momento, este asunto? ¿Qué harías tú en esta situación?, etc. No queremos actuar como niños, pero si liberar todo su potencial desde la madurez que hoy tenemos.

 

Como para crear debes creer, cree que:

 

  • ¡Eres un ser completo como eres, capaz y útil!

  • ¡Eres todo lo que necesitas para alcanzar un propósito elevado y ser feliz!

  • ¡Este es el día en el que eliges llevar tu vida a la altura de tus más nobles propósitos!

  • En tu interior cuentas con todos los recursos necesarios para alcanzar tu propósito de vida más elevado.

  • ¡En tu esencia está la respuesta!

 

 

AMPLIA TU CIRCULO DE INFLUENCIA Y ELEVA TUS RELACIONES:

 

 

 

¿Recuerdas esa magia del ANCIANO que describí al comienzo?, sabio, conocedor, experimentado. Capaz de congregar a su familia y comunidad.   Si has pasado ya la barrera de los sesenta seguramente haya mucho de esto en ti.  Los seres humanos aprendimos a relacionarnos basados en intereses y necesidades, primero procreación y reproducción, luego alimento, luego techo y familia, luego afecto, luego aprobación, luego sabiduría. Así es en sus diferentes etapas de desarrollo, una característica del Ser Humano es que buscará asociarse con quien logré satisfacer algunas de sus necesidades más sentidas.  Aquí nuestro cerebro vuelve a jugarnos malas pasadas…

 

Al llegar a la etapa productiva de nuestra sociedad (20 – 50 años) nos concebimos como seres laboriosos, productores, protectores, y nuestro cerebro adopta como estrategia de sobrevivencia la “rutina del trabajo y la productividad”. Hablo de sobrevivencia porque precisamente es nuestra capacidad para sobrevivir lo que ponemos en duda cuando por la acción natural de los años, nuestras capacidades físicas se ven minadas, y la posibilidad de atender nuestras necesidades, de la misma manera que hace 40 años, simplemente ya no está.  Esta estrategia de sobrevivencia se ha reescrito tantas y tantas veces en nuestro sistema neuronal que por ello, como seres humanos, simplemente no podemos ver con facilidad nuevas maneras de atender nuestras necesidades y las necesidades de quienes llegan a ser parte de nuestra vida.  

 

Sí, probablemente ya no cuentes con la agilidad de tu juventud, pero recuerda que tu ganancia todos estos años ha sido más que económica. Ahora cuentas con una serie de habilidades que no tenías hace años, ahora tus necesidades incluso pueden ser diferentes.

 

Si soy consecuente con mi propuesta en éste artículo, probablemente hoy las personas que se relacionan contigo tengan un interés muy diferente al que existía otrora. Pero si no eres consciente de ello, tal vez estés perdiendo la oportunidad de ser una persona trascendente. Fíjate en qué es lo que realmente están buscando las personas de ti (busca más allá del capricho) y entiende que muy probablemente puedes ofrecerlo. ¿Qué necesitaban tus hijos de ti hace 30 años y qué esperan ahora?, ¿Qué requerían tus hermanos, papá y mamá? ¿Y qué quieren de ti ahora? Y que hay de las personas nuevas en tu vida, ¿llegan hoy por los mismos motivos que hace 40 años?

 

Cuando las personas llegan a nosotros con una intención –por ejemplo: consejo, compañía, asesoría, guía, Fe, etc,- pero desde nuestro marco de creencias pensamos que vienen por algo diferente y que no podemos satisfacerlo, frustramos la relación. He escuchado a muchos jóvenes que se quejan de sus padres porque “ellos creen que todo es dinero” y que es lo único que buscan en ellos.  Algunos padres que entran a su “Vejez” aún no comprenden que el dinero no compra lo que un hijo busca en su ANCIANO padre. Hace mucho mucho tiempo sus necesidades cambiaron.

 

Amplías tú círculo de influencia y mejoras sustancialmente tus relaciones cuando entiendes que hoy, las necesidades de quien te rodea son diferentes y puedes satisfacerlas.

 

Si eliges LA VIDA TRASCENDENTE, probablemente encontrarás poder en mis palabras y compartirás este artículo.  Sé que lograremos trascender esta experiencia humana en la medida que encontremos un propósito elevado para nuestra vida; si elegimos vivir desde la sencillez de nuestra esencia, y si aceptamos que podremos satisfacer nuestras necesidades y las necesidades (no caprichos) de quienes llegan a nuestra vida.

 

Como para crear debes creer, cree que:

 

  • ¡Eres un ser completo como eres, capaz y útil!

  • ¡Eres todo lo que necesitas para alcanzar un propósito elevado y ser feliz!

  • ¡Este es el día en el que eliges llevar tu vida a la altura de tus más nobles propósitos!

  • En tu interior cuentas con todos los recursos necesarios para alcanzar tu propósito de vida más elevado.

  • ¡En tu esencia está la respuesta!

  • Eres capaz de brindar a las personas todo lo que necesitan de ti.

  • Eres abundante fuente amor, de Fe y de sabiduría.

  • Eres una excelente compañía y siempre tienes mucho que ofrecer.

  • Vives una vida trascendente, vas más allá, ves más allá, tienes una relación única con Dios, con el planeta, con las personas y con el universo. ¡Por eso todos vienen a ti!

 

 

APARTADO

 

Copia y pega estas afirmaciones en un lugar siempre visible, léelas e interiorízalas tantas veces como puedas en el día.

 

AFIRMACIONES PARA VIVIR MI VIDA TRASCENDENTE

 

  • ¡SOY un ser completo como soy, capaz y útil!

  • ¡SOY todo lo que necesito para alcanzar un propósito elevado y ser feliz!

  • ¡Este día elijo llevar mi vida a la altura de mis más nobles propósitos!

  • En mi interior cuento con todos los recursos necesarios para alcanzar mis propósitos de vida más elevados.

  • ¡En mi esencia está la respuesta!

  • SOY capaz de brindar a las personas todo lo que necesitan de mí.

  • SOY abundante fuente amor, de Fe y de sabiduría.

  • SOY excelente compañía y siempre tengo mucho que ofrecer.

  • VIVO UNA VIDA TRASCENDENTE, voy más allá, veo más allá, tengo una relación única con Dios, con el planeta, con las personas y con el universo. ¡Por eso todos vienen a mí!

 

ANDRÉS R. BENAVIDES

Coach Presidente AICC COACHING

WhatsApp+57 3174826305

Coachpresidente@aicc-coaching.com

 

 

 

 

Referencias:

 

* http://es.wikipedia.org/wiki/Trascendentalismo.

 

** http://www.youtube.com/watch?v=HFXy39g5Ibg

 

*** http://www.youtube.com/watch?v=XbwHk2I_WrI

 

**** http://www.portalgeriatrico.com.ar/detallenotas.asp?clase=Adulto+Mayor+y+la+Sociedad&Id=108

 

***** La Biblia. Juan 3: 3-7;

 

 

 

 

 

 

Please reload

Artículos Destacados

¿POR QUÉ COACHING COMERCIAL?

August 14, 2016

1/4
Please reload

Lo Más Reciente
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por Etiquetas